En franca expansión

La brasileña RCO crece con adquisiciones y una propuesta de valor para el mercado del hormigón.

Hace relativamente pocos años – desde 2008, como respuesta a la gran crisis internacional – que un fabricante de equipos industriales de propósito específico que proveía para empresas de neumáticos como Goodyear y Pirelli decidió cambiar los rumbos. Este nuevo camino le llevaría al mundo del concreto con un nivel de éxito consistente y rápido.

La entrada al sector de la construcción de RCO, empresa familiar fundada en el interior del estado brasileño de São Paulo, se dio a través de la fabricación de silos para cemento. La decisión estratégica fue invertir en la producción de silos con alta capacidad de almacenamiento, entre 1.000 y 4.000 toneladas. Desde ahí, se evolucionó naturalmente hacia la fabricación de centrales dosificadoras de concreto, las que se empezaron a vender en 2012. Al año siguiente, la compañía participa de su primera Concrete Show. “Y es ahí donde ubicamos el nacimiento de RCO en el concreto”, dice uno de los propietarios de la empresa, Carlos Oliveira.

En este período bastante corto su expansión comercial fue a toda velocidad. De acuerdo con Oliveira, la empresa cuenta hoy con una participación de entre un 48% y un 55% del mercado de centrales dosificadoras de Brasil. Y tiene productos operando a nivel internacional en países como Bolivia, Colombia y Venezuela.

El secreto para obtener esta participación de mercado con tal rapidez, según el empresario, está justamente en su historia como proveedor de la industria de neumáticos. “Trajimos para el mercado de concreto empresas de alto rendimiento, como Festo y SEW, que fabrican componentes de equipos. Con ello, hemos agregado más calidad a los productos y llegamos a una performance superior”, afirma Oliveira.

Hoy en día, RCO fabrica las líneas CDR y NOMAD de centrales dosificadoras. Las centrales CDR son plantas fijas y modulares, con distintos volúmenes de producción por hora. Por su parte, la línea NOMAD está compuesta por dos modelos que traen sus sistemas eléctricos, hidráulicos y neumáticos pre-armados de fábrica, lo que permite el armado y desarmado del equipo en menos de un día. Son centrales móviles que no demandan fundaciones o estructuras elevadas para instalarse sobre cualquier terreno plano y compactado.

Si bien esto explica cómo ha llegado hasta aquí RCO, la historia que ahora se construye hacia el futuro es mucho más grande. Todo porque en un período de pocos meses, desde el segundo semestre de 2016 hasta la fecha, se dieron dos grandes pasos que van a cambiar la posición de mercado de la compañía. Uno fue la inauguración de la proveedora modelo FIT Concreto, y el otro la adquisición del fabricante SITI, también de Brasil.

FIT Concreto

Como brazo de producción de hormigón del grupo RCO, la empresa FIT Concreto se posiciona hoy como más que una proveedora de mezcla. Su ambición es ser un factor de cambio en el mercado de hormigón de Brasil.

“FIT nació para ser un laboratorio de equipos RCO y también para ser un nuevo concepto en producción y entrega del concreto. La manera de hacerlo es distinta, sea en la velocidad y la atención como consultoría al cliente, en la cantidad entregada del producto que siempre será la misma comprada por el cliente y en el laboratorio que rompe todos los cuerpos de prueba para garantizar que el FCK del concreto es lo que se vendió”, afirma el director ejecutivo Eduardo Souza.

Con FIT Concreto, RCO quiere proponer una corrección del mercado brasileño, acostumbrado con imprecisiones en la confección y el provisión de hormigón para obras. Aunque eso salga más caro que el producto de la competencia. “En la región donde actuamos, hemos conseguido un precio de venta un 15% por arriba del de la competencia. Buscamos entregar valor al cliente, no sólo el mismo concreto”, define Carlos Oliveira.

Pero además de las nuevas prácticas comerciales para el mercado, FIT Concreto será un lugar de pruebas que representará un cambio estructural en Brasil. De acuerdo con Oliveira, “estamos lanzando centrales mezcladoras de concreto y las estamos probando en FIT Concreto. La lógica es que si grandes obras de infraestructura como carreteras e hidroeléctricas son hechas con concreto mezclado, por su mejor homogeneidad, también lo queremos ofrecer para pequeñas y medianas obras. Queremos darle esta ventaja al cliente final”.

Lograr proveer concreto pre mezclado para obras menores será un cambio cultural. Si se realiza, forzará una adaptación importante del mercado de Brasil, que siempre ha trabajado con centrales dosificadoras y mezclado en hormigonera.

Para el director ejecutivo Eduardo Souza, “la importancia del concreto en la construcción es inversamente proporcional a cuanto representa en términos de costo para la obra. Concreto es fundamental, pero cuesta cerca de un 5% de la obra. ¿El pre mezclado va aumentar el precio? Quizás no, pero si lo aumenta será insignificante comparado con la mejor calidad”.

SITI

Finalmente, la interesante movida comercial con la adquisición de la empresa SITI completa el retrato de este momento de expansión vivido por el grupo RCO.

SITI es un tradicional fabricante brasileño de hormigoneras y grúas torre. Su presencia desde hace muchos años en el mercado de hormigoneras es tan grande que, disputa hombro a hombro el liderazgo del mercado.

Su adquisición por RCO significa el montaje de una empresa totalmente nacional que actuará en la fabricación del concreto con centrales, provisión y servicios de laboratorio con FIT Concreto y en el transporte del insumo con hormigoneras que tienen excelente participación de mercado. Esta sinergia, en las palabras de Carlos Oliveira, “viene en un buen momento, pues además de la continuidad del proceso hay también un aumento en el abanico de productos ofrecidos”.

Este abanico de productos incluye, de acuerdo con el director ejecutivo Eduardo Souza, hormigoneras de 5, 7, 8 y 10 metros cúbicos. Como además se va mantener el negocio de grúas torre, se suman cerca de 30 modelos del producto. Todo indica, claramente, el nacimiento de una empresa de dimensión internacional.

Para Carlos Oliveira, “con el conjunto formado entre RCO y SITI, más el proyecto FIT Concreto, creemos que en cinco años más la empresa será la líder del segmento, con un ingreso al menos tres o cuatro veces más grande que lo que tenemos ahora. En términos geográficos, América Latina es nuestro objetivo. Hoy en día tenemos productos en Bolivia, Paraguay, Chile, Panamá Colombia y Venezuela. Pero estamos estructurando el área comercial de forma distinta. Tenemos una persona dedicada a desarrollar el mercado de Sudamérica. Nuestra intención es estar en todos los mercados del Mercosur hasta agosto de 2017”.

El escenario regional del concreto cambiará pronto y los mercados deben poner sus ojos en este nuevo participante internacional.

FONTE: https://www.construccionlatinoamericana.com/en-franca-expansion/128418.article



SITI 2017 © | Todos os direitos reservados